jueves, 18 de junio de 2015

Don Ángel, el maestro de Fernando II.

Ahora que acaban las clases y todos los profes y maestros andan justificando sus días libres o vacaciones, me gustaría contaros algo, también por si puede servir para algo. No un mea culpa, pero quizás nos haga ser mejores en nuestro trabajo a todos, que nos guste ser mejores y nos sintamos mejores años después por lo logrado.


Recuerda a muchos profesores, docentes, educadores, que te han hecho daño, que te han ayudado, que te han enseñado, con los que aprendes, a los que recuerdas.

Cuando voy a Benavente me encanta pasear, me gusta ir por mis calles, me gusta recordar y algo que me rechifla es encontrarme con gente a la que quiero, a gente mágica.



Cuando mis padres cambiaron de barrio, dentro de mi pueblo, me fui a Santa Clara a un Colé que se llamaba Fernando II, donde el Silo. Recuerdo el cambio, sin conocer a nadie, sin saber ni la zona, con una edad ya un poco complicadilla y recuerdo perfectamente a un "MAESTRO". Era el profe de mi hermano. Recuerdo su clase, cómo enseñaba teatro al resto del cole, cómo te marcaba, cómo enseñaba, cómo sacaba de ti lo mejor, y todo ello con optimismo, sonrisa, cariño y amor.




Lo recuerdo como algo entrañablemente mágico, tan moral y tan noble.


Con el que te encuentras años después y recuerda todo.



Tu nombre, el de tus padres, te pregunta por los peques, por tu perro, por tus abuelos, tus amigos. Recuerda tu carrera, te habla de él y puedes hablar de lo humano, lo divino, lo soñado y lo logrado. Al que le dices que vuelves a hacer teatro y que el Derecho bien, pero que intentas crear una empresilla que se llama Algodón de Luna y te anima y notas cariño, admiración.


Si eres profe, por favor, consigue que alguien años después hable así de ti.


No me puede gustar más la gente increíble.



Y no me puede gustar más estar en  #Vena20. ¿Os acordáis que os dije que me encanta ir por La Mota? Siempre me pasan cosas geniales. Pasar inadvertido a veces es estupendo, pero a veces que sepan quién eres mola todo.



Gracias por aquel paseo.

Gracias por enseñarme a pasear sola por la vida.

Gracias Don Ángel.

Gracias MAESTRO.

Besos,
Luna.


4 comentarios:

  1. Jo, qué bonito!! Que suerte toparte con esos ángeles en la vida, eh?
    Un besote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y sabes otra de mis casualidades, según escribía esta entrada, me pidieron un ramo con Ángel y se casó este sábado y me van a dejar enseñaroslo

      Ver para creer, siempre todo, es por algo

      "Los maestros "son bonitos Ali, por eso la entrada es así

      un bsz

      Eliminar
  2. Muchísimas gracias.
    Estamos muy emocionados.
    También es mi maestro de la vida, mi padre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esther ¡¡¡ Un mega ultra abrazo

      Sabes que me preguntaba, si el Señor Ángel alguna vez leería mis palabras ? (me daba vergüenza ) Sabes una cosa ?¡¡ Te adora y lo haces, muy muy grande

      Gracias, de verdad, gracias

      Tú Padre, es el "Maestro"

      Eliminar