lunes, 19 de mayo de 2014

Emocionarse no sólo es cosa de mayores.

Yo de pequeña me iba a un convento de clausura, sí, iba para monja (ahora os descojonáis, pero no lo digo en coña). Pero madrugaban mogollón, eso de levantarse a las 3 y rezar a las 5 no iba conmigo. Creo que Dios me ha castigado y ahora por eso me toca hacerlo, sí o sí.

Me gustaba hablar con ellas, aunque fuera a través de los barrotes, aprendía mogollón y les contaba mis cosas, me ayudan a focalizar mi mala leche (podéis darles las gracias, sino imaginad cómo sería, más inaguantable si cabe).
 
 
 

Esta idea sin más me parece increíble: 

Creo que es un modo genial de aprender, de compartir, de querer escuchar, de atender. Porque más paciencia que ellos no tiene nadie y enseñan unos valores y dan unos consejos que no puede darte nadie.

A mí me encanta escuchar a mi abuelo, y eso que me mete unas chapas que no os quiero ni contar. Pero siempre creí que me quedaría sin abuelo muy pronto y cada segundo que lo tengo lo absorbo, lo achucho que me subo encima y no me canso de estar a su lado. Con mis padres pasa lo mismo, que ya no son mis padres, son los abuelos de Hugo. Desde que ese rubio ha aparecido por mi vida, mis cosas son un poco menos mis cosas y más de él y aunque me ponga mala y nunca dejen de serlo, siento que de verdad son suyos.

Besos.

 

9 comentarios:

  1. jooo que bonitooo LUnita... te ibas a ver a las monjitas de Benavente???!! jejejejeje yo aún no las conozco..pero las conocere...

    ¡Qué idea tan genail!!!! Hablar con personas mayores...joo...la verdad es que lo podían poner en todos los paises...es una ayuda mutua :)

    Feliz lunes

    ResponderEliminar
  2. Perdone usted guapota de cara, pero si ! Me encantaba !!!

    Y de mi pueblo y de sus monjas saben mucho en su familia política,... Pregunte usted

    ResponderEliminar
  3. El viernes nosotros perdimos a la yaya ... Sus nietos la han llorado muy desconsolados ahora nos queda el recuerdo y lo adelantada de mentalidad que ha sido para la época que le tocó vivir.
    Animo a todo el que tenga al lado a un mayor que aproveche.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jo, que penina Mayte,...

      yo los absorbo del todo, a mis propios abuelos y a la gente mayor que me rodea, me infunden mogollón de respeto y ternura

      Eliminar
  4. Siempre me ha encantado que mis abuelos me contaras su vida y sus anecdotas las disfrutaba muchisimo!!besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo soy súper afortunada y Hugo más, tiene tres bisabuelos ¡¡¡¡¡¡

      Eliminar
  5. Los abuelos son una delicia,yo por desgracia ya no tengo ninguno, pero los recuerdo con mucho cariño.

    Besos

    ResponderEliminar