jueves, 25 de septiembre de 2014

Principios de Otoño.

Qué mejor que empezar el Otoño (o acabar el verano, según se vea) con una barbacoa con amigos.




Será que desde que estoy a dieta todo me recuerda a comida que no puedo tomar, aunque la verdad es que las cosas a la brasa o asadas puedo tomarlas perfectamente. Entre la ensalada y esa carne estupenda (pluma, secreto o distintas piezas de los gourmet que me rodean) bien podría hacerlo sin saltarme nada.





Pero algo que les ha encantado este veranillo a los peques para las cenas ha sido lo siguiente: las típicas nubes americanas (les dejaba cada semana tomar una chuche), mientras se hacen las brasas, se pinchan en un palo y se acercan a las brasas para que se doren.
Tal vez sea demasiado estricta con el tema alimentación, fruta o deporte, pero alguna alegría les doy.
 


 

Se lo pasaban teta piruleta poniendo los palitos y preparando todo.







Los niños ponen la mesa, la quitan y recogen, ayudan en todo lo que se les pide, vamos a por astillas, colocan leña, vamos en bici al pueblo de al lado a buscar el pan,... Así que, qué mínimo que no darles una alegría de vez en cuando, ¿no? 

Besos.

 

6 comentarios:

  1. Un descubrimiento lo de las esponjas a la brasa.

    ResponderEliminar
  2. Pues va a ser que si y cuenta tan poco dejarlos contentos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi me cuesta contentarlos, son muy distintos y consensuar, hacer a los tiempos necesarios, es un poco follón !

      Eliminar
  3. pero esto de poner los dientes largos...esto...tu de quevas?


    q rico todooooooooooooo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y sin probar nada desde hace 2 meses ,.... Vale un trozo tarta un mes, porque el resto d sábados ni he podido tomarlo y saltarte el pastel a dieta, si q es un pecado total !

      Eliminar