jueves, 24 de abril de 2014

La hamaca.

Por estas fechas siempre os cuento algo de nuestra historia de Love and Cry.
 
Ya os he contado que tenemos Hamaca y soporte de hamaca, pero para esto, llevamos nada más que unos seis años de tema.
 
Cuando Lingas y yo decidimos que viviríamos juntos (todavía lo recuerdo como una de las cosas más bonitas de mi vida, os enseñé esa primera foto), eso de que no se tuviera que ir de casa y que al levantarme estuviera allí, me encantaba. Bueno me agobió, no me agobiarme porque estuviera allí cuando volvía de currar, me imaginaba que tenía que notar eso agobio y estar feliz feliz no me cuadraba, pero yo soy de naturaleza agónica, todavía me encanta saber que está en casita cuando llego.


Así que, como no tenía ninguna intención de casarme con él (ni el mínimo interés, vamos) decidimos que nos íbamos de viaje a México que le enseñaba a hacer submarinismo, que le iba a encantar, y que ese sería nuestro viaje de no novios. Entre esto y el ir a Benavente  un fin de semana antes y decir que nos casábamos (que ya os lo cuento otro día), pues como que soy un poco impulsiva, ya sabéis que soy súper estable y consecuente, jaja.



En fin, que nosotros para hacer oficioso lo nuestro no necesitábamos más (bueno al menos yo, de verdad).


Y saber que nos traíamos de ese viaje una hamaca me encantaba, para nosotros significaba que podríamos tener un sitio para estar juntitos durmiendo la siesta. Y eso que no teníamos ni casa, ni miras de poder tenerla, pero mientras tuviéramos un par de árboles para colgarla en cualquier sitio no necesitábamos más. Aunque era de alquiler, en nuestro pichulet hemos sido muy felices, pero no era nuestro...
 
Desde hace cuatro años que tenemos casa. Decidimos que, aunque no teníamos árboles, debíamos pensar cómo poner nuestra hamaca que nos habíamos traido de México. Era una de las cosas más importantes y seguía en su envoltorio tan ricamente, yo tenía miedo al moho, a que estuviera rota, que ya no me gustara,...

El año pasado me calenté y dije que quería la preciosa hamaca para leer mis libros de risas o de zombis con un café grande, pero los señores de Ikea deciden mis estaciones del año (por cierto, ya tienen hora de entrada exacta) y no me dejaron que cumpliera mis deseos. Pero, ¡ay amigos!, este año, consegui mi objetivo, mi soporte de hamaca barato (otros que veía costaban el doble) y como se supone que no es definitivo (aunque así seguimos también con el Código Civil de 1889) pues quería ése y punto.


Estábamos este finde de Semana Santa en casita (que como currábamos no nos fuimos a Benavente ni a ningún sitio) y pusimos el soporte, pero... ¡Oh, sorpresa, cara fresa!
 
TACHANNNNNNNN


No era una hamaca, nos trajimos una puñetera silla
¿¿¿Os lo podéis creer???

No sé qué era peor, si saber lo pánfilos que hemos sido o que todavía no podía tumbarme a leerrrrrrrr.
Buuuaaaaaaaa.



Así que, el sábado a primera hora nos fuimos a buscar mi hamaca y es la que os muestro a continuación. Gracias a ella, descubrí una tienda genial, pero esa es otra historia...


¡¡¡LO CONSEGUÍ!!!
 
Al final, las cosas materiales (incluida una hamaca) son sólo eso, cosas materiales. El sentido se lo damos nosotros y, aunque no sea mi hamaca mexicana, os aseguro que tenerla significa lo que yo quería.
 
Besos.
 

10 comentarios:

  1. Me quedo con la frase "soy superestable y consecuente" muahahahahahahahaha supongo que oirás mi risa desde donde estés jajajajaja

    Vaya hamaca más chula comprásteis no??? no se os ocurrió abrirla antes de comprarla????? #pregunto......jajajajajaja

    Yo tengo ganas de IKEA ....snif snif.... ya la probaré cuando vaya en mayo tu nueva hamaca...

    Feliz jueves princesa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Otra lista los huevos !!! Pá q iba a abrir una puñetero hamaca, sino tenía dondeeee colgaaaaaa he, heee,heeee !!!!
      Y soy, mega ultra estable !!!!

      Y no, no vas a tocar mi hamaca !!!!

      Eliminar
  2. Siempre el significado se lo ponemos nosotros a las cosas, o los sentimientos que el sujeto en cuestión nos despierte, jjjj
    Pues a mi me ha encantado la silla de México, y que felicísimos se os ve, me encantaaaa ;)
    mil muaksssssss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hubiera sido más feliz con una hamaca en condiciones!!!! Buaaaaaaa

      Eliminar
  3. Uy Luna, es la tercera vez que escribo. No se me queda el comentario. Lo que te quería decir, es que llevo un buen rato entretenida con tus historias presentes y futuras, que Tulum es una pasada, que la hamaca te ha quedado preciosa, aunque no sea mexicana y que, oye, la silla es preciosa ...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un viaje q lo recuerdo con mucho cariño !! Y nos encanto hacer submarinismo, los cenotes,... Somos tan poco de playa

      Eliminar
  4. Vaya siestecicas y lecturas que te vas a pegar este verano...Me encanta la que te has comprado, seguro que más estilosa y mona que las mejicanas, no le des más vueltas!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, si siiiiii!!! Me visualizo q te cagas !!! Y más q este verano me quedo sin vacaciones

      Pero las penas con hamaca , son menos !!!!

      Eliminar
  5. Jajajaja ja, no puedo parar jajajaja ja, lo que no os pase a vosotros.

    Beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tenías q haber visto nuestras caras ,... Creí era otra lingada y q sacaría mi hamaca de algún escondrijo ,.... Pero , no !!!

      Eliminar